Gabriel Olay Olay & María Olvido Moreno Guzmán
María Olvido Moreno Guzmán (México 1960).
Doctora en Historia del Arte (UNAM). Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Durante más de tres décadas trabajó como restauradora y museóloga del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), especializada en la conservación y divulgación del arte plumario de México. En Tlalpujahua (Michoacán) aprendió técnicas de mosaico con el maestro Gabriel Olay Olay, amanteca de una genuina dinastía de artesanos de la pluma.  En el Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE-UNAM), desde 2009 es integrante del proyecto de investigación La pintura mural prehispánica en México, donde estudia las representaciones plumarias mesoamericanas. La aproximación al tema de la reproducibilidad contemporánea del arte prehispánico desde la teoría crítica, la praxis propia en la elaboración de copias en mosaico de pluma y la experiencia en gestión de talleres reproductores, son tópicos que también se encuentran en el camino académico. 
Proyecto de investigación “Una insignia de plumaria colonial mexicana” 
Museo del Mundo de Viena
(octubre 2021 – diciembre 2023)


Jefes de proyecto
Gerard van Bussel y Florian Rainer

Conservadoras responsables:
María Olvido Moreno Guzmán
Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México (MNA-INAH)
Renée Riedler
Museo del Mundo de Viena

En octubre de 2021, el Museo del Mundo de Viena, en cooperación con el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México, reanudó su investigación sobre el trabajo plumario del México antiguo. En esta ocasión se estudia una insignia colonial elaborada con plumas.

Ambos museos coinciden en la importancia de la investigación que se basa en objetos, misma que permite conectar culturas, lugares, tiempos e ideas. El objeto de estudio es una insignia emplumada colonial (col. Ambras, siglo XVI / principios del XVII). Los diseños del mosaico plumario central, una mariposa y una flor, hacen que los estudiosos concluyan que el origen del objeto es de la época colonial.

El período colonial en la "Nueva España" comenzó en la década de 1520. Bajo el dominio español, muchos aspectos de la cultura nativa persistieron y el intercambio creativo entre la estética y los materiales mesoamericanos y no mesoamericanos quedó documentado a través de objetos como esta insignia. El estudio de los materiales, las técnicas y la investigación documental proporcionarán información sobre su creación, transformación y biografía cultural entre dos continentes. También se revelarán historias significativas relacionadas con encuentros interculturales. Finalmente, esta investigación servirá de base para la realización de una réplica profesional que se exhibirá en la Ciudad de México.




En sus verdaderos colores 
Serie de entrevistas a artistas
(Investigación en apoyo a la preservación y conservación de la taxidermia y materiales asociados)



La producción de objetos elaborados con plumas de ave abarca siglos. Algunos de los ejemplos más antiguos y complejos proceden de América, las Islas del Pacífico y China. Ya sea con plumas completas o con fragmentos de éstas, los “especialistas de las plumas” han manufacturado todo tipo de piezas tomando ventaja de sus colores naturales y aplicando técnicas de teñido.

En la actualidad artistas, escultores, artesanos y taxidermistas trabajan con tan singular materia prima. En esta ocasión contamos con entrevistas a personas con experiencia en: selección, limpieza y preparación de las plumas, tratamiento del color, métodos de almacenamiento y prevención de plagas.

La restauradora austriaca Renée Riedler, conversó con su colega mexicana María Olvido Moreno Guzmán quien se ha capacitado como amanteca contemporánea a partir del aprendizaje que tuvo con el maestro Gabriel Olay Olay (Tlalpujahua, Michoacán, 1980-1990). María Olvido explica los matices y desafíos que oscilan entre el arte plumario prehispánico y la producción contemporánea, destacando el impacto de la disminución de las poblaciones de aves dadas las terribles afectaciones a los ecosistemas.  


xolos compañeros de viaje

Exposición temporal. Museo del Carmen.
Inauguración el jueves 17 de Octubre de 2019 a las 19:00 h

xolos tour virtual


Chimalli, Tesoro de Moctezuma en Chapultepec
Exposición temporal en el Museo Nacional de Historia

Febrero a Mayo de 2019.   
La muestra aborda la biografía de una pieza excepcional de las colecciones del Castillo de Chapultepec, el cuexyo chimalli. Se presentan más de 300 objetos, entre piezas arqueológicas y plumarias, óleos, armas, taxidermia, litografías y documentos procedentes de diversas instituciones y museos.







Documental y entrevista en ONCE:

 https://www.youtube.com/watch?v=chy3zVrJtdA&t=1202s



Documental: El Penacho de Moctezuma. Plumaria del México antiguo.

Premios recibidos:

  • 2015 : El Consejo Ciudadano ha concedido el Premio Nacional de Periodismo 2014 en la categoría de Divulgación Científica y Cultural (170 trabajos presentados): El Penacho de Moctezuma, plumaria del México antiguo.
  • 2015 : Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, 57 edición de los Premios ARIEL. Premio en la categoría de Cortometraje Documental.
  • 2015 : Club de Periodistas de México, AC, XLIV Certamen Nacional e Internacional de Periodismo, premio en la categoría "Reportaje cultural", entre 39 categorías a las que se presentaron 6639 trabajos.
  • 2014 : Festival Pantalla de Cristal, nominado en 10 especialidades dentro de la categoría de Documentales, recibió el premio a la mejor banda sonora / música.


  • Antropología. Revista Interdisciplinaria del INAH, no. 8
    Publicación, noviembre 2021
    Dossier: Nuevas miradas sobre la Conquista española

    Divina protección: adarga y escudos emplumados del siglo XVI en México y Europa
    María Olvido Moreno Guzmán
    Laura Filloy Nadal





    En la Conquista de México se confrontaron dos tradiciones militares con armas diferentes que llegaron a tener un punto común: “la protección divina”. En este trabajo discutimos un par de objetos que se engalanaron con complejos programas iconográficos: el chimalli mexica del Cánido emplumado y una adarga que se hizo para Felipe II por plumajeros en la Nueva España. Se trata “objetos votivos”, pues ninguno fue concebido para ser usado como arma defensiva en la guerra. Paradójicamente, la utilidad de ambas divisas emplumadas es aún mayor. Nos encontramos frente a piezas que, si bien en su formato físico corresponden a escudos, por su iconografía y materialidad pertenecen a otro ámbito, al de la protección divina. Chimalli y adarga, sin importar la religión que les dio origen, contienen la esencia de la divinidad y están cargados de mensajes profundos de amparo, defensa, poder y victoria. Lo que posiblemente en su momento no entendieron los patrocinadores de la pieza de origen morisco, es que también contenía la protección divina que emigraba a un mundo global. La adarga emplumada en la Nueva España fue un regalo que protegería a Felipe II gracias a las plumas iridiscentes que cubrían su superficie. Recordemos que, en el pensamiento mesoamericano, los materiales iridiscentes estaban cargados de “tonalli” o esencia vital y por tanto se consideraban materias preciosas animadas.  


    Revista Americae, mayo 2021

    Cadenas operatorias en la producción de objetos emplumados mexicas
    María Olvido Moreno Guzmán
    Laura Filloy Nadal



    Paso a paso,  en este texto se explica la manera en que se hacían las divisas emplumadas en el mundo mexica. A través de un trabajo en colaboración y coordinado, los artesanos especializados contaban con un plan de construcción para lograr objetos de lujo que elaboraban con miles de plumas, aplicaciones de oro, pieles de felinos y venado, pelaje de conejo, hilos y cordeles de agave y textiles de algodón, entre otros materiales. A través del estudio interdisciplinario del penacho de Moctezuma y de 4 chimallis nos adentramos a las cadenas de producción de una tradición ancestral de México, “la plumaria mesoamericana”.  



    Revista Arqueología Mexicana  Núm. 166
    Número especial sobre
    Los libros del Chilam Balam




    Una divisa americana de plumaria. El mal llamado “Penacho de Cuauhtemoctzin”
     Laura Filloy Nadal, María Olvido Moreno Guzmán, Fabienne de Pierrebourg y Leonardo López Luján
    pp. 16-19

    Este artículo da cuenta del inicio del trabajo interdisciplinario que a partir del 2018 han emprendido especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia y del Museo du quai Branly de Paris. El propósito es conocer a profundidad un objeto emplumado de origen americano que se conoce como “Penacho de Cuauhtemoctzin”. En virtud de la desinformación que existe sobre este bello y enigmático objeto, las preguntas de la investigación científica, que está en marcha, se plantean en torno a su biografía, lugar de origen, uso, materialidad, técnicas de manufactura y significado 
    Revista Arqueología Mexicana  Núm. 162
    Número especial sobre 
    La pintura mural en Mesoamérica




    De plumas y pieles
    María Olvido Moreno Guzmán 
    pp. 60-63

    El número 162 de la revista Arqueología Mexicana se centra en las nuevas miradas sobre la pintura mural en Mesoamérica. En esta contribución se hace una aproximación a las insignias, prendas, accesorios y objetos que engalanaban ceremonias y rituales en el mundo prehispánico y que, al estar elaborados con materiales deleznables, se han perdido físicamente; sin duda los pintores mesoamericanos dejaron testimonio visual de este mundo tridimensional constituido por materiales orgánicos que no se conservaron. Sobre las paredes los detalles en la representación de tal parafernalia nos permiten hacer propuestas sobre la presencia de plumas de aves y pieles de algunos mamíferos. 

    Revista Arqueología Mexicana  Núm. 159
    Número especial sobre
    la pluma y sus usos en Mesoamérica



    Chimalli. Escudos mexicas emplumados
     María Olvido Moreno Guzmán, Renée Riedler, Melanie Ruth Korn, Laura Filloy Nadal
    pp. 54-58
      
    Este artículo da cuenta de los cuatro chimallis emplumados de origen mesoamericano que se conservan en México, Austria y Alemania. Su biografía cultural se conoce de manera parcial, sin embargo la caracterización de sus materiales constitutivos presenta avances significativos. Estos escudos se confeccionaron con millares de plumas, láminas de oro, pieles de ocelote y venado, pelaje de conejo, grana cochinilla, varas de otate, adhesivos, y fibras de agave, yuca y algodón. En recientes investigaciones también se han descifrado sus complejas técnicas de manufactura a partir de las cuales es posible hacer estudios de tecnología comparada. 
    El cuello chimalli del castillo de Chapultepec
    Laura Filloy Nadal, María Olvido Moreno Guzmán
    pp. 59-62
      
    De los cuatro chimallis emplumados que se enviaron a Europa en el siglo XVI, el cuexyo chimalli es el único que cruzó dos veces el Atlántico. Su segundo viaje lo trajo a su lugar de origen en 1866, gracias a las gestiones de Maximiliano de Habsburgo. Actualmente forma parte de las colecciones del Museo Nacional de Historia y la investigación nos llevó a conocer sus materiales constitutivos y técnicas de manufactura. Es posible que sea una de las rodelas que se describen en la “Primera Carta de Relación”. La piel de ocelote y cuatro motivos en forma de luna de lámina de oro lo hacen único en su género, por lo que es posible que perteneciera a un gobernante o a un guerrero de alto rango.  
    El Penacho de Moctezuma
    María Olvido Moreno Guzmán, Melanie Ruth Korn
    pp. 63-66
     
    El suntuoso tocado, que en náhuatl recibe el nombre de quetzalapanecáyotl, encierra siglos de una tradición artesanal de excelencia. Los dibujos y tabla que acompañan este artículo, revelan temas poco conocidos sobre su manufactura e iconografía, entre éstos destacan: las especies de aves donantes; los tipos de plumas y sistemas de anudado; un par de hipótesis sobre la ubicación de un pico de oro –que le fue desprendido hacia principios del siglo XVIII; la cara posterior cubierta con plumas de quetzal y que incluye un gorro emplumado; y la cuantificación de las más de doce mil plumas que se requirieron en su confección. Si bien no es posible afirmar rotundamente que perteneció a Moctezuma II, sus cualidades técnicas, materiales y formales lo acercan, de manera incuestionable, a la figura de un dios-gobernante.